Poema 798

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ME DUELE LA EXPERIENCIA

Me duele la experiencia,

en los ojos, en las manos.

La visión del pájaro volando,

que mi mente curiosa, vivía boquiabierta,

se antoja hoy inicua y anodina.

El tacto de la corteza del roble,

en los dedos, mostrando el dolor

de sus años a mis yemas.

Me duele la experiencia,

que me hace girar la cara a la brisa,

donde antes la mostraba, curioso,

sintiendo esa caricia pura.

Tal vez esté distraído,

como dice Facundo

y por eso me duela la experiencia.

Tal vez no deje salir

a ése que llevo dentro

y la propia experiencia

se haya convertido

en una mortaja negra,

que me oculte al mundo hoy.

Me duele la experiencia,

que adormece la inocencia

de ese niño mío, el que vive

lo que yo sólo razono,

el que ríe donde yo sólo me ofusco.

Me duele la experiencia y me agota,

me esconde a los ojos que me aman…,

y eso es lo que más duele,

y lo triste es que lo sé, porque

tengo a alguien que me lo recuerda,

siempre, en todo aquello que hace,

en aquello que me dice.

No reconozco a mi inocencia,

aunque todas las noches hablo con ella,

pues me espera en los sueños.

Allí la razón no tiene sentido,

ni lugar, ni nido, ni lecho que le espere.

Allí la experiencia no duele,

porque no existe, porque cada noche

es nueva y distinta, fresca y enigmática.

Me duele la experiencia,

cada día de mi vida razonada,

cada día en que asesino a mi inocencia

sólo relegándola al silencio,

tapándola con un manto de coherencia,

o tal vez no tanto, inadvertidamente.

Recuerdo cómo me atraían las mariposas,

las hormigas y los pájaros,

y el viento, la lluvia, la nieve

y también los otros niños.

La inocencia nunca dolió, antes bien,

era una fuente de riqueza,

la curiosidad, la risa, el deseo

desconocido del mundo que tocaba con los ojos,

que vestía mis mañanas cada día,

nunca me dolieron, como hoy

me duele la experiencia,

que vertebra las horas de mi jornada.

Y no quiero que ese dolor dañe a nadie,

que es lo que ahora hace,

porque todo está conectado, sí,

nada de lo que haga se queda conmigo,

siempre habrá alguien afectado.

Y quizá mi inocencia haga menos daño.

Tal vez venimos inocentes al mundo,

y nuestro afán debiera ser seguirlo siendo.

Si en la inocencia está la vida,

la renovación de cada día, entonces,

¿de qué sirve la experiencia si,

además, duele más cada día…?

No sé, es difícil encontrar el camino,

la senda limpia y adecuada,

para vivir sin dañar, sin sufrir,

aún cuando sea sin nada, o con muy poco.

Siempre va a haber alguien,

que me va a decir qué y cuándo hacerlo.

Y yo lo haré, como siempre,

lo mejor y más rápido que pueda.

¿Pero es eso lo que quiero…?

Me duele la experiencia, esa,

la que tal vez ya no quiero,

pero que pesa tanto…

Dejar que sentirse uno, para ser

parte de todo, de los demás y los demás de mí,

como un universo único, total,

tal vez sea lo cierto al fin…, y la cura

a este dolor que la experiencia me deja.

Ser, como dice Facundo, parte de esa luz

que inventa el turquesa del mar,

sobre el que se mece la estela del velero;

como ser átomo del aire que ayuda a volar

al pájaro que de niño me maravilló.

Es muy difícil olvidar tu propio nombre,

y vaciar el cuerpo, para moverte mejor,

del pasado que tanto te pesa,

como la experiencia, que duele ahora.

No sabemos adónde vamos al fin,

si es que vamos a alguna parte, dilema eterno,

sólo sabemos del peso del camino,

en él encontramos el azúcar y la sal,

precisos para aliñar la vida,

que no es sino el propio camino.

Me duele la experiencia, hoy,

que parece que descubro que no hay prisa,

que siendo parte del todo,

puedo empezar de nuevo.

Cada día tiene sus propios afanes,

¿a qué nos pesan los de ayer,

que son pasado viejo y olvido,

y a qué llorar por el mañana,

que habrá de venir cuando hoy sea anciano?

Me duele la experiencia

en un Carpe Diem diezmado de luz,

porque a pesar de todo,

me duele la experiencia

después de vaciarme de todo esto,

fruto de estos días de reflexión.

Se me antoja osado y hasta inconsciente,

querer deshacerse de ese dolor,

porque el mundo no le deja a uno

tanta libertad, ¿o tal vez sí…?

Aún tengo que aprenderlo del todo,

aunque así sólo adquiera más experiencia,

que es lo que me duele.

Pero va a dar igual, porque al fin,

lo que quiero es no dañar más a nadie,

de ese modo tampoco me dolerá a mí.

A lo mejor y lo aprendí al final.

Si hoy me caigo, tú me ayudas a levantarme,

y si tú desfalleces aquí está mi mano.

Y esta experiencia es de la que no duele.

Nada importa que mi ángel de la guarda,

el que nació conmigo, esté dormido,

porque tú eres hoy mi ángel y tú me bastas.

Contigo quiero empezar cada día de nuevo,

en las risas y en los llantos

y en las piedras del camino.

Y si estoy solo, igual buscaré la risa,

para que tú te rías y en ti lo haga yo.

Porque sí, si quiero recoger margaritas,

no puedo pisar las semillas y si lo hago,

me va a tocar reparar el jardín,

sólo con mis manos y con mis actos.

Sólo así dejará de doler la experiencia,

haciendo de ella algo fresco

y de buen olor.

Sólo te pido que si acaso me distraigo,

me abras la verja del jardín, para ver,

sin pisar las semillas, lo que reparo.

JSR ©

Anuncios

3 comentarios to “Poema 798”

  1. —como siempre encontrar tus poemas es un placer para leerte y como siempre tus palabras invitan a la lectura y a la reflexión, espero que tengas un buen inicio de año…y sigo tus palabras un bss silencioso amigo

  2. Pero es eso lo que quiero …?… Tu cuerpo puede estár aquí, tu mente y tus ilusiones en otro lugar … las experiencias pesan por viejas y hay que renovar. Nuevos paisajes, otros retos, nuevos juegos, otros brazos … y sentir muy cerca a quién te dá la vida cada dia.

    Me ha gustado tu reflexión, madura, real y a la vez poética.

    Buen fin de semana.

  3. Aquello que hoy nos causa dolor
    llevará fruto en el tiempo oportuno.
    Nos hará fuertes… y sabios.

    “La sabiduría es hija de la experiencia”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: