Poema 752 (De adioses)

 
 
 
DE ADIOSES
 
El oro rojo del ocaso,
es como tu llanto, cuando me despides.
La sangre última del horizonte,
como una herida en el rostro del sol,
esa que se lava en el mar y su sal.
Como tus lágrimas caen en mis manos.
En el adiós, me baño con ellas los ojos,
por ocultar mi propio llanto
y cuando me voy…,
te quedas mi corazón en la mano…
 
 
Anuncios

7 comentarios to “Poema 752 (De adioses)”

  1. menos mal que acabamos recuperandonos , con el tiempo, pero lo logramos, impactante tu fotografia, un saludo

  2. Cuando alguien nos deja siempre lleva consigo algo muy nuestro y también nos deja algo muy suyo, con lo que nadie queda nunca con las manos vacías.Toda experiencia es un suma y sigue. El corazón seguirá dentro alojando eso que llamamos "sentimientos".Un beso Jesúshttp://media.picfor.me/001BE4EE/original.jpg

  3. Quién no se sintió morir alguna vez, mientras le decian "adios" definitivamente …? … yo sí.Pero creo que el corazón se regenera con el tiempo … Besos, Jesús.

  4. Me gusta este poema, como dice F.D. llega. Y la foto es…..un adios definitivo.Besos

  5. El tema de Camila lo dice. Y tus versos.un abrazo

  6. Se queda en la mano, en el mejor de los casos…Tanto por la palabra como por contenido, me ha llegado.Un saludo.

  7. Me ha impactado profundamente la fotografía que escogiste, JAJ… y debo de reconocer que expresa con exactitud lo que sucede cuando se dice "adiós".Sabu wonna…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: